Mes: febrero 2016

Remesas inversas

Por Valentina Cappelletti

Si bien las intensas pláticas cotidianas al obscurecer del día y la tranquilidad en compartir diariamente el mismo espacio doméstico daban prueba de la profunda confianza en la cual se fundaba nuestra relación, Barbarita omitió contarme del envío de 300 dólares[1] a su hermana y a su sobrina residentes en California.

Barbarita es una mujer mayor de la comunidad de Jomulquillo del Municipio de Jerez (Estado de Zacatecas), una comunidad binacional, transnacional, norteñizada o cómo se la quiera definir. El hecho es que en este ranchito de alrededor de 270 ánimas, la migración internacional a Estados Unidos se presenta con fuerza al observador como un fenómeno cristalizado culturalmente, al punto que hasta al preguntar por dónde se te perdió tu gorra no es raro que alguien sarcásticamente conteste: “ya se fue pal norte”!

Fue el esposo de Barbarita, cuando ella no estaba, a explicarme la dinámica de la que podríamos definir una “remesa inversa” como la define Villarreal (2014), cuando le pregunté porque su esposa, después de haber recibido una carta, se fue preocupada al cuarto en donde se encontraban sus ahorros, sus “alcancillitas” como los solía llamar, ahí escondidos y revueltos con el ovillo de ropa recibida en el tiempo de los familiares en Estados Unidos.

La hermana de Barbarita, Luisa, acababa de cumplir con sus 65 años de trabajo cuando decidió dejar el empleo en una fabrica californiana. Tenía que elegir una sola opción entre la pensión por ella acumulada y la del marido fallecido, ligeramente más elevada. La mujer firmó por la segunda opción. Corría el año 2010 y la precariedad laboral de aquel tiempo afectaba también a la hija de Luisa que acababa de tener un hijo. El niño fue el resultado de la unión con un joven mexicano indocumentado originario del Estado de San Luis Potosí. “…Gente no conocida…¡No se sabía nada de quién era el güey!” cuenta el marido de Barbarita.

El joven quedó involucrado en un accidente con su carro y fue así que llegó puntual, pero sin avisar, su deportación. De él no se supo más nada.

Así que la pensión de Luisa y el sueldo del trabajo saltuario de su hija ya no alcanzaban para cubrir los gastos de este pequeño núcleo familiar con el hijo a cargo y los pagos del préstamo agarrado con el banco para comprar, varios años atrás, el pequeño departamento en donde residían.

Fue bajo estas circunstancias que Luisa, entre las líneas de una carta, dejó intuir a su hermana Barbarita la necesidad de una “ayudita” financiera, y el deseo de volver pronto al rancho. El regreso a su comunidad de origen, sin embargo, se veía obstaculizado por la exigencia de ocuparla como cuidadora del niño cuando la hija estaba trabajando.

Barbarita movida por un sentimiento de deber congénito a la buena relación con su hermana decidió ayudarla.

El hecho permaneció escondido en el rancho, también para tutelar la reputación de la hermana a consecuencia de lo que el chisme hubiera podido etiquetar como un fracaso migratorio, sobre todo en perspectiva de su posible regreso. La deuda quedó en suspenso entre las dos hermanas.

Un año más tarde Barbarita, en una de las comunicaciones telefónicas con Luisa le cuenta de la troca vieja y decrepita que el marido ya no lograba conducir. Quizá tenía que ser sustituida por un carro más pequeño y ágil. Pocos días después por teléfono Barbarita pudo tranquilamente darme a saber de cómo andaba agradecida con su hermana por los 5000 pesos recién recibidos e invertidos en la compra de flamante carrito usado.

La práctica de enviar remesas en sentido inverso, o sea del País de origen a los compaisanos que residen en el exterior, parece haber tomado importancia en consecuencia de la crisis económica mundial que desde 2007 ha ido afectando los Países de destino de los grandes flujos migratorios. Por lo tanto, se trata de una tendencia no solamente adscrita al contexto de la migración México-Estados Unidos, sino también se registran envíos de dinero, ya sea procedentes de los familiares no migrantes, ya sea por la venta de las casas construidas con los ahorros de la migración, que, por ejemplo, desde Ecuador transitan hacia España.

Sin embargo, como se percibe analizando el caso de Luisa y Barbarita se trata de una práctica no tan accesible al ojo del investigador; una práctica que los mismos actores tienden a esconder, porque transgrede las expectativas que la colectividad de referencia nutre hacia el comportamiento de los que viven y trabajan al otro lado. Este dinero se le puede percibir como el símbolo de un fracaso migratorio, que a veces fatiga a ser “excusado”, aunque sea provocado por los tumultos económicos y financieros que ocurren mucho más allá de los alcances de quien los sufre.

Este simple hecho invita al analista a adoptar una perspectiva interpretativa para el estudio del dinero que vaya más allá de cómo se ha abordado desde el enfoque cuantitativo y que no considere solamente el mero valor monetario. ¿A qué me refiero?

La remesa inversa podría representar una terreno de estudio hasta ahora poco explorado. Este objeto toma relevancia sobre todo si pensamos que la vía del retorno, no obstante haya ido emergiendo como una de las principales estrategias para hacer frente a un contexto laboral que de repente se hizo adverso, no siempre resulta un camino practicable. Luisa se encuentra “atrapada” en Estados Unidos como cuidadora del nieto para ayudar a su hija afectada por una situación laboral precaria.

Aprovechando de la debilidad de las estadísticas respecto a este flujo monetario, considerado poco común o irrisorio por cuantidad si comparado con el flujo dominante Norte-Sur, el aventurarse en este territorio de análisis podría llevar el objeto “dinero”, cuando éste toma la forma de remesa transnacional, a ser abordado bajo diferentes lentes analíticas.

Este dinero podría llegar a salir del laboratorio cuantitativo en donde los instrumentos de un científico preocupado en medir y predecir sus impactos en el crecimiento local, regional o nacional, lo abordan con cierto tecnicismo abstrayéndolo de su contexto de circulación.

El caso aquí narrado evidencia la dimensión social y simbólica del dinero introducido en el sistema de circulación de prestaciones intrafamiliares y de practicas que el individuo pone en escena para seguir perteneciendo a un universo familiar culturalmente concebido. Me sorprendió, una vez, detectar la ausencia de la foto de un hijo que no mandaba remesas a sus padres en el “rincón de la nostalgia” de la casa, donde ellos exponían las imágenes de los familiares cercanos que vivían al otro lado.

En este sistema el dinero de la remesa está sometido a tiempos y modalidad de circulación de deudas y a la asunción de deberes cuyo incumplimiento representa una amenaza al valor de la persona misma y al valor de su dinero futuro. Muchos individuos van a Estados Unidos justamente para poder cumplir con estos deberes de padres, hijos, maridos, así como entendidos en el contexto cultural de referencia, porque el entorno político-económico del lugar de origen no se lo permite. Con la remesa entonces circula el valor de la persona, y eso impone observar este fenómeno más allá del tiempo en que la transacción se realiza, y más allá de la inmediata relación entre quien envía y quien recibe, hasta abarcar el nivel comunitario y aquel de una comunidad transnacionalizada.

Luisa está en deuda con Barbarita, la deuda garantiza el mantenimiento del lazo social entre las dos y Luisa, después de un año, devuelve una suma de dinero más alta. Devuelve más de lo que Barbarita se esperaba y en cierto sentido establece una nueva deuda que de nuevo alimenta el vinculo entre las dos. Pues estamos en el ámbito de una deuda positiva, como la definirían en la literatura sobre el don, y estamos en el ámbito de una relación que goza de buena salud. Diría yo que la solidaridad entre hermanos se encuentra aquí bien expresada.

Además, la remesa inversa adentro del caso de Barbarita y Luisa puede ser considerada como uno de los muchos micro hechos por los cuales las grandes coyunturas político-económicas, como la recesión económica o la ley de inmigración de Estados Unidos y el consecuente régimen de deportación, entran en el mundo de vida de las personas, y se revelan en todo su poder de subversión.

Me refiero al poder de subvertir, por ejemplo, los patrones vigentes sobre la circulación de bienes en el ámbito familiar. Imaginémonos el caso de remesas inversas, y seguro que las hay, que circulan desde los padres que residen en México hacia el hijo soltero en dificultad económica en Estados Unidos. Pero me refiero también al poder de prácticas como esta de subvertir estereotipos e ideologías arraigados sobre el migrante: exitoso, héroe, proveedor o desarrollador.

A este propósito me parece extremamente interesante ver como los sujetos en juego, a pesar de las prácticas actuadas, hagan lo posible para mantenerse fieles, por lo menos a nivel formal y retórico, a estas ideologías sobre el migrante o sobre los lazos de dependencia adentro del parentesco, cuando estas se ven amenazadas. En el cuento del marido este envío se encuentra desvalorizado bajo la denominación de “ayudita”, y Barbarita nunca cuenta de la remesa enviada a la hermana. Barbarita cuida su reputación en la comunidad adonde ella quiere volver. Pero desafortunadamente esta remesa inversa nos aparece de momento como el símbolo tanto de un sueño americano (si en algún momento éste ha existido) como de un sueño mexicano que con dificultad llegan a realizarse.

Bibliografía

Villarreal M. (2014) “Mexicanos endeudados en
 la crisis hipotecaria en California” en Desacatos, núm. 44, enero-abril, pp. 19-34.

[1] Respetando el cambio vigente en 2010 estamos hablando de una suma de alrededor de 3600 pesos mexicanos.

Anuncios

Reseña Revista: “Mediterráneo: geopolítica, migraciones y desarrollo. Escenarios actuales, datos estadísticos y perspectivas” en Affari Sociali Internazionali – Nuova Serie, Trimestrale Anno III, n.3-4/2015

Por Valeria Giannuzzi

Después de 5 años de cierre, en 2013 la Revista “Affari Sociali Internazionali” volvió a publicarse por el Centro Studi e Ricerche IDOS, representando, de acuerdo con el Promotor, el entonces ministro de los Exteriores Italianos Giuseppe Medici en 1973, “un punto de encuentro entre la investigación científica y la verifica operativa, entre el mundo de la cultura y el de la práctica administrativa”.

Esta monografía es fruto de las sinergias activadas entre el Circolo di Studi Diplomatici y el Centro Studi e Ricerche IDOS. Esto ha consentido valorar el largo pasado migratorio de Italia, de tomar en consideración su actual desempeño como país de inmigración en el escenario de Mediterráneo, conectando las dos orillas en una óptica de política internacional abierta a los procesos de co-desarrollo.

La primera parte, “Geopolítica del Mediterráneo y de las áreas limítrofas” ha sido editada por un grupo de ex embajadores miembros del Círculo de Estudios Diplomáticos, que tuvieron la posibilidad de representar las posiciones de la política exterior italiana y su desempeño para la cooperación al desarrollo en los países del Mediterráneo (Marruecos, Túnez, Argelia, Libia, Egipto, Siria), en los países del Golfo Pérsico, del Sudan, del Cuerno de África y también de un grupo de países asiáticos, cuyos flujos migratorios tienen un impacto en el Mediterráneo (Afganistán, Bangladesh, Pakistán, y Sri Lanka).

La segunda parte, “Emigración, inmigración y necesidad de nuevas políticas” ha sido editada por los investigadores de IDOS, que examinaron los temas del éxodo italiano, y a la relativamente nueva experiencia que Italia está viviendo como país de inmigración. Marruecos, Túnez, Argelia, Egipto, que ahora tienen significativas diásporas en Italia, hasta la Segunda Guerra Mundial y al final de la época colonial representaron áreas de salida para los emigrantes italianos (y también para los refugiados políticos en la época del Resurgimiento), mientras en Libia y Albania, la presencia italiana se debe a la que, de facto, fue una ocupación.

La parte conclusiva está constituida por dos capítulos, dedicados a los emprendedores inmigrantes y a su papel en las pequeñas y medianas empresas italianas, y a los logros y perspectivas de intervención de la cooperación italiana, haciendo hincapié en la óptica operativa de la investigación.

Como resaltan los curadores Ugo Melchionda, Roberto Nigido y Franco Pittau en la introducción, este volumen es “un paradigma en el cual geopolítica, emigración, inmigración y desarrollo en el Mediterráneo son factores que hay que tener en cuenta para que vuelva en marcha un proyecto de co-desarrollo euro mediterráneo”.

El texto representa un punto de encuentro formal entre las áreas más operativas y activas en el campo institucional, el Círculo de Estudios Diplomáticos, y el Centro de Estudios e Investigación IDOS, punto de referencia desde hace décadas para el estudio de las migraciones en Italia. Su valor reside, sobre todo, en el junte de perspectivas que a veces difícilmente consiguen comunicarse de forma eficaz y productiva. La óptica adoptada es la de una visión que tome en cuenta los actores institucionales, el Estado, las líneas políticas propuestas para enfrentar la visión emergencial de las migraciones, y la experiencia mediterránea de las migraciones, hoy en día típicamente de tipo sur-norte, sin olvidar por ello su pasado histórico y colonial, sobre todo en África. La visión compleja permite considerar la dificultad de adoptar una solución única y firme a lo largo del tiempo, al contrario expresa la necesidad de entender la heterogeneidad de las proveniencias de los migrantes en Italia, considerando los equilibrios geopolíticos, las líneas de intervención tanto en los países de origen a través de la cooperación al desarrollo, como en las medidas para la integración social, cultural y económica en el país receptor, valorando el dinamismo y la capacitad empresarial de muchos migrantes.

 

Para saber más acerca del tema, el día 10 de marzo de 9.30 a 11.30 (Hora del Pacífico) en El Colegio de la Frontera Norte, habrá un encuentro por videoconferencia con el Presidente del Centro IDOS Ugo Melchionda y el investigador Antonio Ricci, que presentarán más a profundidad esta revista.   Info: ciemcomunidad@gmail.com

Metodologías mixtas para el estudio de la Migración Internacional. Una charla con el Dr. Rodolfo García Zamora

El día 19 de febrero de 2016  en la instalaciones de El Colegio de la Frontera Norte, Tijuana, la Comunidad Interdisciplinaria de Estudios Migratorios  (CIEM) llevó a cabo una charla virtual con el Dr. Rodolfo García Zamora de la Universidad de Zacatecas y especialista en el tema de migración. En el encuentro el investigador presentó la metodología y los principales hallazgos del proyecto “El retorno de los migrantes mexicanos de Estados Unidos a Michoacán, Oaxaca y Zacatecas 2000-2012, hacia la construcción de un programa de reinserción integral de los migrantes y sus familias” financiado por la Fundación MacArthur.

En la charla participaron miembros de la CIEM así como otros colegas invitados.

Migración en 2015

Por Uriel Lomelí

El pasado 8 de diciembre de 2015, INEGI dio a conocer las estimaciones del tamaño y composición de la población mexicana con base en la Encuesta Intercensal (EIC) que se levantó en marzo de ese año. Esta encuesta es la primera de su tipo en el país y nos proporciona valiosa información sobre un aspecto de la dinámica demográfica del país, los movimientos migratorios internos e internacionales.

A partir de la EIC podemos estimar el volumen y dirección de los movimientos internos de la población en el quinquenio 2010-2015. La migración neta representa el crecimiento social de una población: los que llegaron durante el periodo 2010-2015, menos los que se fueron en el mismo. Considerando la simpleza del método indirecto anterior, los diez municipios que ganaron población por crecimiento social fueron:

121,092  Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco

78,519   García, Nuevo León

70,391   Tecámac, Estado de México

67,962   Tijuana, Baja California

65,854   Juárez, Nuevo León

47,956   Tonalá, Jalisco

47,746   Pesquería, Nuevo León

47,134   Benito Juárez, Quintana Roo

44,004   General Escobedo, Nuevo León

40,329   Zapopan, Jalisco

Mientras que los municipios que perdieron población son:

-155,026 Guadalajara, Jalisco

-99,104  Monterrey, Nuevo León

-81,737  Veracruz, Veracruz

-56,936  Oaxaca de Juárez, Oaxaca

-55,402  Ecatepec, Estado de México

-54,489  Puebla, Puebla

-35,072  Guadalupe, Nuevo León

-34,443  Nezahualcóyotl, Estado de México

-32,025  Sinaloa, Sinaloa

-28,621  San Nicolás de los Garza, Nuevo León

 

Muy interesante puede parecer que entre los municipios que ganaron población por crecimiento social se encuentren aquellos en las cercanías o que son limítrofes con las grandes metrópolis del país, Monterrey, Guadalajara y Ciudad de México, por ejemplo Tlajomulco (a 56 minutos y 30km de Guadalajara), Tonalá (a 25 minutos y 15km de Guadalajara) y Zapopan (a 21 minutos y 10km de Guadalajara); García (a 50 minutos y 35km de Monterrey), Juárez (a 32 minutos y 29km de Monterrey), Pesquería (a 44 minutos y 34km de Monterrey) y General Escobedo (a 23 minutos y 13km de Monterrey); y Tecámac (a 75 minutos y 47km de la Ciudad de México, pero a 25 minutos y 20km de Ecatepec), y son precisamente, Guadalajara y Monterrey, las ciudades que perdieron en crecimiento social. Sin duda, esto es un reflejo de las preferencias recientes de los migrantes internos por ciudades de menor tamaño y que probablemente estén dispuestos a conmutar para laborar o desarrollar alguna otra actividad en las grandes ciudades.

Por otro lado, Tijuana continúa siendo un atractor de población y Benito Juárez, en la otra península, como destino turístico que es (ahí está Cancún), esta industria de servicios requiere de trabajo que obtiene por inmigración.

El siguiente mapa muestra aquellas zonas donde hubo (o no) crecimiento social.

 

Mapa 1. Migración neta por municipio, México, 2015

mapa1

Fuente: Elaboración propia con datos de la Encuesta Intercensal 2015, INEGI.

 

Un segundo aspecto importante en el contexto nacional es la migración con destino a Estados Unidos de América (EEUU). En marzo de 2015 559,416 personas respondieron que en 2010 se encontraban viviendo en EEUU. ¿En qué lugar del país se encuestaron este medio millón de migrantes? Con las estimaciones de la EIC, los migrantes provenientes de EEUU como porcentaje de la población del municipio que los recibe, se distribuyen como sigue:

Mapa 2. Migración de Estados Unidos por municipio, México, 2015

mapa2

Fuente: Elaboración propia con datos de la Encuesta Intercensal 2015, INEGI.

Si se conoce un poco de la historia pasada y contemporánea de la migración México-Estados Unidos, se identificaran rápidamente las regiones donde la migración de retorno es relevante.

Eventos CIEM

Vídeos sesiones

Migrantes y desaplazados ante las puertas de Europa: Un enfoque humanitario

30-septiembre-2015. En este momento histórico, el tema de las migraciones es más actual que nunca y relevante en todas las latitudes. Sin embargo, la crisis humanitaria del Mediterráneo está llamando la atención mundial por la magnitud e intensidad del fenómeno. Conscientes de la gran importancia que tiene un encuentro basado en estos temas, tendremos la oportunidad de escuchar a estos dos testimonios claves en la gestión de los migrantes en Europa. Ponentes: Dra. Alesandra Diodati / Dr. Alberto Manguzzi
12027356_10153366493333183_6178430301743054550_o

 

VIVIR LA FRONTERA: experiencias de las Dreamers’ Moms USA Tijuana, Deported Veterans Support House y usuarios internos en el Desayunador Salesiano Padre Chava

El Colegio de la Frontera Norte a través de la Dirección General de Docencia y de la Comunidad Interdisciplinaria de Estudios Migratorios, organizaron el foro “Vivir la Frontera: experiencias de las Dreamers’ Moms USA Tijuana, Deported Veterans Support House y usuarios internos en el Desayunador Salesiano Padre Chava”el 26 de noviembre de 2015.  El objetivo del evento fue  abrir un espacio de discusión desde las experiencias de los migrantes asociados en colectivos (Dreamers Mom´s-Veteranos) y aquellos grupos en condición de vulnerabilidad que no tienen una organización autónoma. A través de este espacio se buscó impulsar un diálogo que aproxime al quehacer académico de la comunidad de El Colef, con las experiencias colectivas de estos grupos como actores sociales del fenómeno migratorio.
Participaron: Pedro Carmelo Reyes / Diego Hernández Nazario / Carlos Vázquez
Comentaristas: Lic. César Martín Acosta García / Mtra. Ana Belén Estrada Gorrin
Moderó: Lic. Omar Vargas Angeles

11052410_10207174063726021_4668447735214423656_o

 

¿Quiénes somos?

La Comunidad Interdisciplinaria de Estudios Migratorios -CIEM- está conformada por jóvenes investigadoras/es que abordan la migración desde diversas disciplinas y perspectivas a través de metodologías cualitativas, cuantitativas o mixtas. Ubicados, en su mayoría, en la frontera México-Estados Unidos, los integrantes enfocan sus investigaciones  en estos países y en algunos de la Unión Europea y América Latina. Esto permite un análisis transversal, dotado de características que se particularizan por los contextos, las zonas geográficas y por los migrantes. La CIEM tiene como objetivo aportar a los temas actuales sobre migración y movilidad, y de la misma manera participar en su divulgación y difusión; además se interesa en propiciar un espacio crítico y colaborativo con otros grupos e investigadores que compartan intereses de investigación. Por tal razón la CIEM  es receptiva de quienes tengan interés en colaborar en esta comunidad.

Contacto: ciem.comunidad@gmail.com