Algunas referencias acerca de la migración entre Colombia y Venezuela

Por: Gabriela Pinillos.

gabrielapinillos@gmail.com

En esta entrada pretendo mostrar un panorama muy general y breve de los movimientos migratorios entre Colombia y Venezuela a partir de lo que se considera la segunda ola de migración de colombianos hacia su vecino país, y destacando algunos cambios que se han suscitado en los últimos años con los cuales se habla de procesos de retorno de colombianos y sus familias desde Venezuela y en general un periodo importante de inmigración en Colombia. Es importante aclarar que los datos son generales y que al intentar cubrir un amplio periodo de tiempo en la descripción del fenómeno, se llega a omitir datos y hechos históricos importantes, en este sentido, el objetivo que se persigue es, como ya se dijo y a partir de la experiencia propia y algunos documentos de prensa y académicos, presentar un sencillo y corto relato sobre el fenómeno de la migración desde Venezuela hacia Colombia como consecuencia de la crisis socioeconómica y política y, en general, del contexto actual que se vive en Venezuela y que demanda la atención de los estudiosos en migración y de los movimientos sur-sur.

Colombia ha sido reconocido históricamente como un país de emigración. Las cifras oficiales de migración en Colombia señalan que el porcentaje de personas que sale del país ha sido mayor que el de los extranjeros que ingresan al mismo. En los registros se destacan tres olas de emigración. La primera durante la década de los años sesenta (mayoritariamente hacia Estados Unidos), la segunda en la década de los años ochenta (dirigido a Venezuela) y la tercera durante los años noventa (en rutas hacia España). (Oficina de Migración Colombia)

La segunda ola, teniendo como destino Venezuela, sucedió principalmente en un periodo de gran crecimiento económico y una etapa de prosperidad petrolera que vivió este país y que despuntó a principios de los años ochenta. “La nacionalización del petróleo y el hierro, unida al incremento del precio del primero a partir de 1973, significó para el estado venezolano una masa importante de recursos, que en el marco de una estabilidad democrática desde 1958 y un crecimiento económico sostenido, y de los impactos de una crisis en los países industrializados sobre los países latinoamericanos no exportadores de petróleo, constituyó una coyuntura especial para la atracción de inmigrantes, particularmente colombianos”. (Mejía, 2012: 190)

En aquella época en la frontera colombo-venezolana el comercio se incrementó significativamente, beneficiados por la proximidad geográfica, muchos empresarios invirtieron en empresas y mantuvieron su capital en moneda venezolana, esto es, en bolívares. Los colombianos fronterizos hacían sus negocios en Venezuela, mientras que los venezolanos se trasladaban a la frontera del lado colombiano para hacer compras, las cuales resultaban ser muy rentables gracias al valor superior que tenía el bolívar frente al peso colombiano. A la par de estas condiciones, una cantidad de colombianos decidieron emigrar a Venezuela, motivados por la oportunidad que parecía ofrecer Venezuela frente a los problemas sociales que se vivían en Colombia en gran parte a causa del conflicto interno y la violencia que azotaba al país en ese momento. La interdependencia entre los dos países se hizo más profunda entonces. Las relaciones transnacionales y los vínculos familiares se fortalecieron con estos movimientos migratorios.

El 18 de febrero de 1983, denominado “Viernes Negro”, cambió el panorama y los movimientos migratorios de colombianos hacia Venezuela. “La caída de los precios del petróleo y la disminución de sus exportaciones agravaron circunstancias que se habían empezado a incubar en 1979 y se generó una condición de crisis que redujo drásticamente el flujo de colombianos hacia Venezuela y aceleró el retorno (Flores, 2006 citado en Mejía, 2012: 191). La debacle en el precio del bolívar frente al dólar a partir de entonces ha llevado una constante devaluación de dicha moneda hasta la fecha. Aquel amanecer del Viernes Negro en el que un gran número de colombianos llegaron a la quiebra representó un parteaguas en el intercambio y las relaciones binacionales entre Colombia y Venezuela.

En los años posteriores de la llegada a la presidencia Hugo Chávez en 1999 y con la devaluación paulatina de la moneda venezolana que venía ocurriendo desde los años 80, la dinámica de intercambio en las zonas fronterizas fue cambiando de dirección respecto a lo que había sido en los años previos de crecimiento económico venezolano. Con todos los cambios ocurridos durante más de una década, los colombianos fronterizos se adaptaron a nuevas formas de comercio y encontraron en las nuevas condiciones promovidas por el gobierno bolivariano de Chávez nuevas y diversas formas de subsistencia y de comercio, una de ellas y quizá la más documentada principalmente por los medios ha sido o fue el comercio informal de combustible traído desde Venezuela y vendido en Colombia, que representó durante muchos años grandes ganancias propiciadas por el precio del mismo en Venezuela (el más bajo en América Latina) y la diferencia en el tipo de cambio: el combustible en Venezuela es 20 veces más barato que en Colombia (uno de los más altos en América Latina) (Márquez, 2008).

Los beneficios que ofrecía el gobierno de Chávez a través de sus programas sociales en salud, educación, alimentación, beneficiaron a colombianos que tenían doble ciudadanía por los vínculos familiares fuertes entre los dos países, y también por el otorgamiento de cédulas venezolanas que promovió Chávez hacia el año 2003 cuando un alto número personas de nacionalidad colombiana obtuvieron ciudadanía venezolana. Los programas sociales, principalmente los denominados “Mercales”[1], fueron aprovechados por una parte de la población de los estratos medios y bajos en Colombia que adquirían productos de la canasta familiar en bolívares y los traían para su consumo o para ser vendidos en Colombia en moneda nacional. Así muchas familias utilizaron estos negocios como formas de subsistencia.

GABY.jpg

 

Foto: Puente Internacional Simón Bolívar, Cúcuta, Colombia. 2008.

Con la muerte de Chávez, la crisis en Venezuela, que ya venía sucediendo, se agudizó de manera significativa. En la frontera la situación económica se presenta como crítica y el comercio se ha reducido drásticamente. El movimiento de personas es mínimo. Los colombianos que en el pasado emigraron a Venezuela están retornando con sus familias, así como ciudadanos venezolanos sin familia en Colombia.. Esta situación ha llevado a que Colombia se enfrente a procesos de inmigración y retorno, ante los cuales, según las autoridades de dicho país, no se tiene la capacidad necesaria para poder atender las necesidades de tanta población que ha llegado desde Venezuela. De acuerdo con diario El Tiempo “la oficina de Migración Colombia tiene reportados 40.000 venezolanos viviendo legalmente y calcula que estén 60.000 irregularmente,  pero investigadores y académicos estiman que son 900.000 los venezolanos -incluyendo los que tienen doble nacionalidad- (el 1,8 por ciento de la población colombiana), los que han llegado al país en los últimos 20 años, por el efecto de la llamada ‘revolución bolivariana’ y la crisis social en ese país.” (El Tiempo, 30 de marzo 2017).

En la frontera las condiciones para quienes han vivido del vaivén del bolívar y, en general, para toda la población de un lado y de otro, son complejas. Los colombianos ya no compran en Venezuela, no hay abastecimiento y la inflación es insostenible. Por el puente internacional Simón Bolívar transitan ahora muchas personas provenientes del territorio venezolano con la intención de quedarse en Colombia, con el deseo de buscar trabajo llegan a una de las ciudades colombianas con los más altos índices de desempleo. Las oportunidades en la frontera se agotan, en Cúcuta, capital de Norte de Santander, departamento fronterizo del lado colombiano, así como en los pueblos cercanos uno de los recursos de los que se echa mano es el trabajo sexual. Quienes cuentan con mayores recursos y redes sólidas logran moverse hacia otras ciudades, mientras que el gobierno colombiano intenta prepararse y buscar estrategias para responder a una situación que sin duda quedará registrada en términos migratorios como una gran ola de inmigración en Colombia, y en general, como un periodo complejo de cambios y transformaciones sociales profundas para ambos países.

Referencias:

Cancillería de Colombia, Oficina de migración. http://www.cancilleria.gov.co/colombia/migracion/historia

Márquez, Humberto, 2008, VENEZUELA: El costo de la gasolina más barata del mundo, Inter Press Service, http://www.ipsnoticias.net/2008/12/venezuela-el-costo-de-la-gasolina-mas-barata-del-mundo/

Mejía, William, 2012, Colombia y las migraciones internacionales. Evolución reciente y panorama actual a partir de las cifras, Revista Interdisciplinar de Mobilidade Humana, Brasília, Ano XX, Nº 39, p. 185-210.

Redacción El Tiempo, 2017, [Nota periodística], Venezolanos, la migración más grande en la historia del país, http://www.eltiempo.com/colombia/otras-ciudades/venezolanos-la-migracion-mas-grande-en-la-historia-del-pais-72872

[1] La Misión Mercal S.A. (Mercado de Alimentos) es uno de los programas sociales incentivados por el gobierno venezolano. Creada oficialmente el 24 de abril de 2003, la Misión Mercal está destinada al sector alimentario, dependiente del Ministerio de la Alimentación.

El programa consiste en construir y dotar almacenes y supermercados con alimentos y otros productos de primera necesidad a bajos precios para que sean accesibles a la población más necesitada. Los alimentos están subvencionados y llegan a los estantes sin intermediarios, de manera que los precios ofrecidos suelen tener un descuento de entre el 30 y el 45 por ciento de los observados en las otras cadenas de distribución (Wikipedia)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s