Migrantes en tránsito

BREVE REFLEXIÓN SOBRE LA CARAVANA -ÉXODO- MIGRANTE

Foto: Omar Martínez/Cuartoscuro.com

Por Chantal Lucero Vargas / CIEM 

chantallucero@gmail.com

28/11/2018

Introducción

El tema de la migración no es algo nuevo, como tampoco lo es la xenofobia, ni el nacionalismo, tres palabras que enmarcan mucho lo que se vive actualmente con la Caravana Migrante que transita por México con la finalidad de solicitar asilo en los Estados Unidos. Este éxodo migratorio -como ha sido denominado por distintos académicos en materia migratoria-no ha tenido un andar fácil.  Dejando a un lado los rumores de que el mismo es una Caravana con un tinte político muy grande involucrando distintos intereses de por medio, la realidad es que Centroamérica, especialmente los países que forman el llamado Triángulo del Norte -Guatemala, Honduras y El Salvador-, presentan índices alarmantes de violencia y pobreza extrema. 

Principales factores de expulsión de las personas provenientes del Triángulo del Norte

La violencia experimentada sistemáticamente por la población del Triángulo del Norte no es diferente a la violencia que se vive en un país de guerra. Los asesinatos, secuestros y extorsiones son algo cotidiano, los mismos son llevados a cabo en su mayoría por bandas criminales que propagan la inseguridad y reclutan a la fuerza a individuos para engrosar sus filas, y en donde la violencia sexual -principalmente a mujeres- se utiliza como una herramienta de intimidación y control (MSF, 2017), todo esto, aunado a la extrema pobreza que se vive en los mismos, trae como consecuencia la emigración hacia el norte de miles de personas año con año. De lo anterior dan cuenta las cifras dadas a conocer por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR, 2016), en donde se refleja que unas 500,000 personas procedentes de Guatemala, Honduras y El Salvador, entran anualmente a territorio mexicano con la finalidad de escapar de esta violencia y pobreza que impera en sus países de origen. Desgraciadamente su paso por México no es algo distinto.

Cruzar en Caravana como forma de protección

La vulnerabilidad a la que se enfrentan las personas que transitan por territorio mexicano sin los permisos correspondientes se traduce en asaltos, robos, violaciones, explotación laboral y sexual, abuso de autoridades y crimen organizado; a lo anterior se suman las condiciones climáticas extremas las cuales se presentan en gran parte del país (WOLA, 2014; CRS, 2010). Esta vulnerabilidad presentada en el tránsito migratorio ha sido uno de los motivos por los que esta población ha decidido migrar juntos, como ellos señalan: ‘para protegerse unos con otros’ y así poder llegar a Estados Unidos en busca del tan anhelado sueño americano. Sin embargo, como todo sueño, también puede haber algunas pesadillas. 

Visibilización de la Caravana Migrante a su paso por México

Según informes de Pueblos Sin Fronteras -la organización que se asume como uno de los organizadores de esta Caravana-se espera que transiten por México con la finalidad de llegar hasta la ciudad de Tijuana para de ahí cruzar juntos hacia los Estados Unidos, 30,000 migrantes. Esta cantidad está compuesta en su mayoría por hombres pero también por mujeres -algunas embarazadas-, adolescentes, niños, personas de la tercera edad así como miembros de la comunidad LGBTTTIQ (Acevedo, 2018). 30,000 migrantes que es sólo una parte de los 500,000 que año con año cruzan el país con la finalidad de llegar a Estados Unidos. Entonces: ¿por qué ahora sí los visibilizamos? 

La Caravana Migrante que actualmente transita en territorio mexicano, no es la primera de este tipo en nuestro país

La primera Caravana se inició hace más de quince años, sin embargo, ninguna había tenido tanta visibilidad como esta. Por un lado, gran parte de esta “publicidad” se la dio el propio Donald J. Trump al twittear incesantemente sobre la misma, lo anterior resultó en una atención mediática sin precedentes por la prensa a nivel mundial; por otro lado, esta Caravana quiso ser visibilizada, tal vez sea como una medida de protección para poder exigir a los países en tránsito el respecto a sus derechos humanos con todo lo que ello conlleva, tal vez, como lo señala el Padre Solalinde, sea un ardil orquestado por Pueblos Sin Fronteras para llevar de forma “impactante” a miles de migrantes centroamericanos pero también, a polleros y personas armadas (Rosagel, 2018) o quizá haya otros intereses -políticos- de por medio. 

            Tristemente esta visibilización se dio con un grupo de migrantes que el 18 de octubre del presente año derivaron la valla policial entre México y Guatemala logrando cruzar a territorio mexicano gritando ‘sí se pudo’ y ondeando la bandera hondureña. Estas actitudes despertaron el nacionalismo de varios mexicanos transformándose el mismo en  actitudes xenófobas al catalogar a este grupo de migrantes como “delincuentes”, “asesinos”, “mareros”, “drogadictos” y al empezarse a preguntar por qué México no los detenía y les daba libre paso si habían violentado la soberanía nacional.

El papel del Estado Mexicano 

México tiene firmados la mayoría de los instrumentos internacionales en materia de derechos humanos. Los derechos consagrados en los mismos, por mandato Constitucional, tienen que ser respetados y garantizados a toda persona bajo jurisdicción del Estado Mexicano, sin distinción alguna y con independencia de su estatus migratorio[1].  En este contexto, si bien, los Estados tienen todo el derecho soberano de decidir quien entra y no a su territorio y por lo anterior, adoptar medidas relativas a la migración y a la seguridad de sus fronteras, también deben de cumplir con las obligaciones que les impone el derecho internacional en relación a los derechos humanos de los migrantes sin discriminación de ningún tipo, prestando asistencia y socorro a los migrantes que lo necesiten con independencia de su situación migratoria y, a la par, crear un entorno seguro y propicio para que las personas y organizaciones que presten ayuda a este grupo en particular lo hagan sin obstáculos y en un ambiente seguro (ONU, 2015). Por lo anterior, el Estado Mexicano tiene la obligación no sólo jurídica en virtud de los distintos instrumentos internacionales en materia de derechos humanos a los que se ha adherido, sino moral, de respetar los derechos humanos de toda persona migrante bajo su jurisdicción sin importar su estatus migratorio o la manera a la que entraron al territorio.

La respuesta de Estados Unidos hacia el Éxodo Migrante

Para nadie es novedad que, desde su campaña para la Presidencia de los Estados Unidos de América, Donald J. Trump ha promovido una serie de acciones para frenar la migración irregular. Una de estas acciones fue la famosa iniciativa para construir un muro entre México y Estados Unidos con el fin de detener a la migración irregular procedente de México y Centroamérica. Una vez que asumió el puesto de Presidente de los Estados Unidos de América, Donald J. Trump cumplió sus promesas y en enero del 2017 – a tan sólo unos días de su toma de protesta- empezó a emitir distintas órdenes ejecutivas y reformas migratorias con la finalidad de restringir la migración irregular, sobre todo la que involucra a estos países aduciendo que Estados Unidos enfrenta una ‘crisis migratoria’[2]

            En lo concerniente a la población procedente de Centroamérica, a principio de junio del año en curso el entonces Fiscal Federal de los Estados Unidos Jeff Sessions emitió una orden para que los jueces de inmigración rechazaran las peticiones de asilo de aquellos inmigrantes que alegaran violencia de pandillas o violencia doméstica, lo anterior, al considerar que se trataba de “delitos privados” que no eran motivo para otorgar el beneficio de asilo (García, 2018). De ahí en adelante las restricciones interpuestas a este grupo en específico sólo fueron en aumento. La más reciente llegó el nueve del presente mes y año cuando el Presidente Trump firmó una orden ejecutiva mediante la cual interponía nuevas reglas en materia de asilo como negar el mismo a toda aquella persona que cruzara la frontera de manera irregular. Aunque por el momento esta orden ejecutiva se encuentra paralizada hasta que la Corte tome una decisión sobre el caso y la misma sea aplicable a nivel nacional, esta orden ejecutiva es una más de las medidas tomadas por el actual gobierno de los Estados Unidos para frenar la migración irregular.

Factibilidad de las personas que integran la Caravana Migrante de la obtención de asilo en los Estados Unidos de América

Es un hecho que gran parte de las personas que forman parte de este éxodo migratorio vienen huyendo de la violencia generalizada que se vive en sus países de origen, también, una gran mayoría migra por motivos económicos en busca de una oportunidad con la finalidad de tener un futuro mejor para ellos y sus familias, sin embargo, bajo la nueva política migratoria de los Estados Unidos, éstos no son motivos válidos para solicitar asilo.

            Acorde a la Ley de Inmigración y Nacionalidad de los Estados Unidos de América, será considerado como refugiado[3] toda aquella persona que no pueda o no quiere regresar a su país por motivos persecución o un temor fundado de la misma, en razón de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un cierto grupo social o derivado de su opinión política.En este contexto, ¿qué tan posible es que Estados Unidos les conceda el asilo solicitado a las personas que integran este éxodo migrante?

GRAFICA 1. MOTIVOS PRINCIPALES DE EMIGRACIÓN DE PERSONAS PROVENIENTES DE CENTROAMÉRICA, 2017 (% EVENTOS)

Fuente: Prontuario sobre movilidad y migración internacional en la Frontera Sur de México (SEGOB, 2017)

Las personas que ostentan otra nacionalidad que no sea la estadounidense -como en el caso de las personas que integran este éxodo migrante- y que se presentan por voluntad propia ante un oficial de inmigración en alguno de los puertos oficiales de entrada a los Estados Unidos, son sujetos de una remoción expedita, la cual no es más que un proceso acelerado que autoriza al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) a realizar una deportación expedita de estos individuos. Ante esta remoción, las personas que se encuentren en esta situación tienen el derecho de solicitar el asilo por la vía defensiva[1]cuando manifiesten que existe un temor fundado de que su vida correría peligro o su libertad estaría en riesgo si son regresados a sus países de origen. Si se determina que, en efecto, hay un temor creíble de que la vida o libertad de esta persona estaría en peligro si se le regresa a su país, la misma sería referida a una corte de inmigración para continuar con su proceso de asilo mismo que puede tardar años, en los cuales, la persona puede vivir en los Estados Unidos hasta que se resuelva su situación migratoria, o, en el peor de los casos, se le mantendría en detención hasta que su petición de asilo sea resuelta. En el caso que el oficial de inmigración determine que no hay un temor creíble de que la vida de la persona correría peligro si se regresara a la misma a su país de origen, lo que procedería sería su deportación inmediata (AIC, 2018).  

            Las cifras más recientes de la Oficina de Estadística Migratoria (OIS) dependiente del Departamento de Seguridad de Estados Unidos señaló que en el año 2016 hubo 65,218 solicitudes de asilo por la vía defensiva, -un aumento del 35.93 por ciento en comparación con las 45,770 solicitudes de asilo recibidas en 2015-, en donde de este número 39,881 provenían de alguno de los países que conforman el Triángulo del Norte, 12,831 de México y 1,840 de China. En ese año -2016-, tan sólo 8,726 solicitudes de asilo fueron otorgadas (Mossaad y Baugh, 2018). Lo anterior sólo ejemplifica la difícil situación a la que se enfrentarían los migrantes que integran esta Caravana si deciden solicitar asilo en los Estados Unidos en donde, cada día, se ven más reducidas sus posibilidades de acceder al mismo.

Caravana Migrante. Un futuro incierto 

Es imposible saber lo que les depara a los miles de migrantes en tránsitoque integran la actual Caravana migrante. Ya sea que decidan quedarse en México con la posibilidad de regularizar su situación migratoria o, por el contrario, decidan solicitar asilo en los Estados Unidos, su panorama se ve poco favorecedor. El actual gobierno del Presidente Donald J. Trump ha sido muy enfático al señalar que la mayoría de las personas que forman este éxodo migratorio no van a entrar a  territorio Estadounidense y, los que soliciten asilo, lo tendrán que hacer por las vías legales correspondientes, es decir, respetando cabalmente las leyes de dicho país. Lo anterior es sólo el resultado de esta política migratoria de “catch and release”[2]que el Gobierno de los Estados Unidos no tiene intención de perpetuar, tal vez por eso está desarrollando junto con México el programa “Quédate en México”, mediante el cual, las personas que soliciten asilo al vecino país se quedarían en territorio mexicano mientras se resuelva su situación migratoria. 

            Sea cual sea su decisión algo que sí ha quedado claro es que la Política Migratoria por parte del Estado Mexicano para hacer frente a una emergencia humanitaria de este tipo es aún muy endeble. Una solución en la que ya se lleva tiempo trabajando en el plano internacional es en relación al Pacto Mundial de la Migración Segura, Ordenada y Regular el cual busca gestionar los flujos migratorios de forma integral y a escala internacional, si bien, el mismo no sería vinculante para los Estados, sí sería un precedente basado en una cooperación internacional en relación al tema migratorio. Lo anterior va de la mano con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, ya que la misma tiene, como uno de sus objetivos, facilitar la migración y la movilidad ordenadas, seguras, regulares y responsables de las personas mediante la aplicación de políticas migratorias planificadas y bien gestionadas, lo que, a palabras de Starfield (2017), implicaría entre otras cosas asociarse con otros países y con organizaciones internas que proporcionan migraciones seguras y regulares trayendo como consecuencia la disminución de la tasa de criminalidad, explotaciones, abuso y la mortalidad a lo largo de las rutas migratorias tanto en los países de tránsito como en los países de destino. 

Referencias bibliográficas 

Acevedo, N. (2018). ¿Qué es Pueblo Sin Fronteras, organizador de la caravana que enfurece a Trump?.Noticias Telemundo. Disponible en: https://www.telemundo.com/noticias/2018/04/05/que-es-pueblo-sin-fronteras-organizador-de-la-caravana-que-enfurece-trump

American Immigration Council (2018). Asylum in the United States.Disponible en: https://www.americanimmigrationcouncil.org/research/asylum-united-states

Asamblea General de las Naciones Unidas (2015). Protección de los derechos humanos de los migrantes: migrantes en tránsito. Consejo de Derechos Humanos. Disponible en: https://www.acnur.org/fileadmin/Documentos/BDL/2015/10161.pdf

Catholic Relief Services, (2010) Niñez migrante: Detención y repatriación desde México de niños, niñas y adolescentes migrantes centroamericanos no acompañados. Estados Unidos, CRS. 

García, J. (2018). Jeff Session ordena negar asilo a inmigrantes víctimas de pandillas y violencia doméstica.El Diario. Disponible en: https://eldiariony.com/2018/06/11/jeff-sessions-ordena-negar-asilo-a-inmigrantes-victimas-de-pandillas-y-violencia-domestica/

Médicos Sin Fronteras, (2017) Forzados a Huir del Triángulo Norte de Centroamérica: una crisis humanitaria olvidada.Disponible en: https://www.msf.mx/document/forzados-a-huir-del-triangulo-norte-de-centroamerica-una-crisis-humanitaria-olvidada

Mossaad, A. y R, Baugh, (2018). Refugees and Asylees: 2016. Annual Flow Report.Office of Immigration Statistics. Estados Unidos, Homeland Security. 

Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (2016). Situación de los Migrantes en Tránsito, OHCHR. Disponible en: https://www.ohchr.org/Documents/Issues/Migration/StudyMigrants/OHCHR_2016_Report-migrants-transit_SP.pdf    

Rosagel, S. (2018). Padre Solalinde advierte: ONG acarrea a traficantes de armas y de personas entre los migrantes. Disponible en:https://www.sinembargo.mx/23-11-2018/3501913

Stanfield, G. (2017). Children and Migration in the Sustainable Development Goals. En Appave, G. y N. Sinha, Migration in the 2030 Agenda. Suiza. Organización Mundial de las Migraciones.

Washington Office in Latin America (2014). Mexico’s Other Border. Security, Migration, and the Humanitarian Crisis at the Line with Central America.Disponible en:http://www.wola.org/files/mxgt/report/


[1]Hay dos formas de aplicar para el beneficio del asilo en los Estados Unidos, por la vía afirmativa y por la vía defensiva. La primera se da cuando la persona no enfrenta un procedimiento de remoción expedita y aplica a la misma a través del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS); la segunda, -por la vía defensiva- surte efectos cuando la persona enfrenta un procedimiento de remoción expedita, esto es, es defensivo porque la persona se defiende contra dicha remoción (AIC, 2018).

[2]El término “catch and release” es el término peyorativo con el cual se hace referencia a la práctica que permite que una persona que tiene un procedimiento ante un Juez de Inmigración de los Estados Unidos, pueda, durante todo el tiempo que el mismo tarde en resolverse, enfrentar dicho proceso en libertad. Este término es usado actualmente para referirse a todas las políticas de inmigración que no permiten mantener en detención a los migrantes que enfrentan un proceso migratorio.

[1]En relación a los migrantes que transitan por territorio mexicano, la Asamblea General de las Naciones Unidas a través Consejo de Derechos Humanos (2015) ha señalando que la Declaración de Derechos Humanos proclama que toda persona tiene derecho de circular y elegir su residencia en el territorio de un Estado así como el derecho de salir de cualquier país, incluso del propio y regresar a su país, en este escenario, toda persona tiene derecho de disfrutar de todos los derechos humanos y libertades fundamentales sin distinción de ningún tipo, con independencia del lugar donde se encuentre y de su situación migratoria, por lo anterior, los Estados tienen la responsabilidad de promover y proteger los derechos humanos de todas las personas, incluidos los migrantes en situación irregular que se encuentren en su territorio y sometidos a su jurisdicción, especialmente de las personas vulnerables como son mujeres y niños. (ONU, 2015).

[2]No hay una definición canónica que defina qué es una crisis migratoria, sin embargo, cuando se habla de la misma se refiere generalmente a una situación crítica presentada por el incremento del flujo descontrolado de un determinado país o hacia un determinado país de personas solicitantes de asilo, refugiados, migrantes económicos así como otros migrantes en situación de vulnerabilidad. 

[3]En Estados Unidos, el asilo es una garantía otorgada al extranjero que se encuentre en dicho país o en la frontera del mismo y que encaje con la definición de refugiado acorde a la legislación internacional (AIC, 2018).

Anuncios

CON CARA AL 2017: RETOS Y OPORTUNIDADES EN UNA POBLACIÓN DIVERSA COMO LA MEXICANA

Por Maya Cervantes

Ante la inminente llegada de Trump a la presidencia de Estados Unidos, hay temores e incertidumbre sobre lo que sucederá con la economía, trabajo y seguridad de los mexicanos. Estas angustias no son infundadas, y no se debe menospreciar las implicaciones futuras de los manejos de la política exterior y los tratados comerciales con países extranjeros. Sin embargo, también es un momento para dirigir la mirada hacia lo que sucede dentro del país, aprovechar la riqueza social y cultural, así como identificar los males que lo aquejan y empezar la reconstrucción de la sociedad desde dentro, para no sólo poder sobrevivir, sino mejorar.

México es un país violento con 10,301 homicidios dolosos registrados en la primera mitad del año (SEGOB, 2016). A pesar de esto, hay personas de otros países como Guatemala, El Salvador y Honduras, que lo escogen como lugar de destino debido a que lo perciben como un lugar más seguro en donde incluso podrán tener una mejor calidad de vida, como se puede ver en el siguiente testimonio de Roger[1]:

“Fíjese que el tío mío cuando lo mataron, la policía estaba a una cuadra y más bien ellos resguardaron a los que mataron a mi tío. La Policía esta corrupta pues. Esa banda que mató a mi tío… de allí donde somos nosotros… emigró de allí toda la gente, los mataban y los corrían. A nosotros nos corrieron. Ya no vivíamos allí en donde vivíamos antes, hace tres años que nos fuimos. Ajá y uno va a poner denuncia y ellos todo lo saben porque la policía, la misma investigación, le pasa la información a ellos, está bien difícil. Aquí [México]es más tranquilo.” (Roger, hondureño, 30 años, 2016).

También podemos ver la percepción de que México se encuentra en una mejor situación que Honduras en esta conversación en la que intervienen Mirella y su esposo Héctor en la que comienzan hablando de una torcedura de pie que tuvo Héctor por huir de los agentes migratorios:

“Héctor: […] sólo me estiré con el pie izquierdo. Ella me tuvo que levantar más bien. Bien agüitada se puso porque ¡pucha amor! me dice: regresémonos. Estás loca, le digo. Qué me ves sufriendo aquí, pero yo no me voy a ir a hambriar a Honduras otra vez.

Mirella: Esta fea la situación allá en Honduras.

Héctor: Por eso es que existe mucha maldad allá. Porque hay mucha hambre pues y lo que están haciendo es. ¿Cómo le explico? hay gente que es corrupta, usted sabe, en vez de llevar un programa alimenticio llevan un programa de drogas. Porque saben lo que es el dinero, cocaína, heroína y cuanta cosa allí. De doce, trece años ya andan metiéndose cocaína y crack y todo eso ¿Me entiendes verdad? Porque está a la mano de cualquiera. Tenés, ten esto, ten esto porque lo que quieren es enviciarlo. Cuando tu estás enviciado tienes que salir a matar y a robar y hacer cuanta cosa para pagar sus vicios.” (Mirella, 33 años, Héctor, 31 años, hondureños, 2015).

En estos testimonios, se conjugan el hambre, la corrupción, el uso de drogas, la violencia y lo que ellos llaman “maldad” para hacer imposible la vida en su país de origen. Pero ¿El que piensen que en México puedan tener una vida mejor que en su país es sólo una percepción? Según las cifras del Programa de Desarrollo para las Naciones Unidas, los indicadores muestran que la seguridad y el nivel de vida sí son mejores en México que en esos países y no son solamente percepciones:

maya-ceTabla elaborada con datos del Informe sobre Desarrollo Humano 2015 (PNUD).

En la tabla anterior podemos ver que, en cifras, México efectivamente está mejor posicionado que El Salvador, Guatemala y Honduras, en lo que se refiere a esperanza de vida al nacer, ingreso bruto e incluso tasa de homicidios. Cabe mencionar que San Pedro Sula (Honduras) y San Salvador (El Salvador) estuvieron posicionadas en el 2015 como la segunda y tercera ciudad respectivamente más violentas del mundo, debido a la tasa de homicidios registrados en ellas (SJP, 2016). Mientras estas circunstancias no mejoren en esos países, seguirá habiendo un éxodo de quienes buscan salvar su vida o mejorarla.

México es un país de contrastes y desigualdades. Lo que nos muestran las cifras y testimonios de personas de otros países, es que no sólo estamos mejor que otros países, sino que podríamos estar peor y estas condiciones no sólo dependen del gobierno o de las personas en el poder, sino de cada uno de los individuos que residimos en México. Según la misma lista de las ciudades más violentas del mundo, en 2015 cinco mexicanas abandonaron la lista al disminuir el número de asesinatos. Esto ofrece un poco de esperanza ante las malas noticias mundiales.

Asimismo, no se puede olvidar que México es un país diverso, hay 62 grupos etnolingüísticos originarios reconocidos (Navarrate, 2008) y cuenta con una población que se ha nutrido de numerosas oleadas de migraciones extranjeras al país entre las que se encuentran españolas, guatemaltecas, chinas, francesas, cubanas, libanesas y alemanas. Además, México es un país de “origen, tránsito, destino y retorno de migrantes” (DOF, Ley de Migración, artículo 2, 2011). Esos son los hechos y es la base desde la que se deben construir estrategias económicas, políticas y sociales, tanto desde el gobierno como, desde la sociedad civil, que nos ayuden a aprovechar las cualidades y capacidades que ofrece la gran diversidad de formas de concebir el mundo, saberes y habilidades que conlleva esta característica. De la misma forma, debemos entender lo que significan la xenofobia, racismo, clasismo, misoginia y homofobia (o cómo se expresan por ejemplo en segregación, desprecio, descalificación, falta de empatía, sensación de superioridad y agresión a otros seres humanos) y combatirlos desde la vida diaria ya que dividen a la sociedad mexicana y la debilitan. Si Kropotkin estaba en lo correcto, la solidaridad y el apoyo mutuo serán claves para la supervivencia y para la superación de los retos que se avecinan.

Referencias citadas:

Diario Oficial de la Federación (DOF), 2011. Ley de Migración, Título primero, Capítulo único, Artículo 2. Consultado el 14 de diciembre de 2016, disponible en http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5190774&fecha=25/05/2011

Kropotkin, Piotr, 2009. La selección natural y el apoyo mutuo. Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Navarrete Linares, Federico, 2008. Los pueblos indígenas de México. México, CDI, 2008. 141 p. Consultado el 14 de diciembre de 2016, disponible en http://www.cdi.gob.mx/dmdocuments/monografia_nacional_pueblos_indigenas_mexico.pdf

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), 2015. Informe sobre Desarrollo Humano 2015. Nueva York, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Consultado el 14 de diciembre de 2016, disponible en http://hdr.undp.org/sites/default/files/hdr_2015_report_sp.pdf

Secretaría de Gobernación (SEGOB), 2016, Informe de víctimas de homicidio, secuestro y extorsión 2016. “Reporte mensual del número de víctimas de homicidio, secuestro y extorsión en averiguaciones previas y carpetas de investigación iniciadas por las agencias del ministerio público de cada entidad”. México, SEGOB, SESNSP.

Seguridad, Justicia y Paz (SJP), 2016. The 50 Most Violent Cities in the World 2015. México, Seguridad, Justicia y Paz. Consultado el 14 de diciembre de 2016, disponible en http://www.seguridadjusticiaypaz.org.mx/biblioteca/prensa/send/6-prensa/231-caracas-venezuela-the-most-violent-city-in-the-world

[1] Los nombres fueron cambiados para proteger las identidades de los entrevistados.

Niñas, niños y adolescentes migrantes centroamericanos no acompañados. Riesgos asociados a su tránsito por México

Por Chantal Lucero Vargas*

Fuente: (Archivo/ SISPSE.COM)

Fuente: (Archivo/ SISPSE.COM)

La migración en tránsito por México que tiene como puerta de entrada la frontera sur se conforma principalmente de personas provenientes de Centroamérica y el Caribe, América del Sur, así como de otros continentes. Sin embargo, los principales estudios en relación a la migración en tránsito por México se han centrado en personas provenientes de lo que se conoce como el triángulo del norte, esto es: Guatemala, Honduras y El Salvador. Lo anterior es así porque tan sólo estos países en su conjunto representan el 87.2% de total de detenciones realizadas por el Instituto Nacional de Migración (INM), en este sentido, según datos de la Secretaría de Gobernación y el propio Instituto, de enero a abril de 2016 han sido detenido y presentados ante el INM un total de 53,766 migrantes; de este total 46,887 son provenientes de algún país del triángulo del norte y, de esta cantidad, 9,919 son menores de 18 años.

CONTEXTO DE LA MIGRACIÓN DE NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES MIGRANTES NO ACOMPAÑADOS EN TRÁNSITO POR MÉXICO.

            Hay varios factores que inciden en la migración de niñas, niños y adolescentes migrantes centroamericanos no acompañados, entre ellos se encuentran:

  1. a) Reunificación familiar. La reunificación familiar es una de las principales causas de la migración infantil. Cuando un padre o madre de familia migra, y si éstos tienen hijos pequeños, dejan a los mismos a cargo de algún familiar que generalmente son los abuelos o algún tío o tía, sin embargo, cuando estos niños están los suficientemente fuertes para viajar solos, emprenden la travesía de salir de sus países de origen para encontrarse con su padre, madre o ambos en el país de destino.
  2. b) Violencia en sus lugares de origen. En este sentido las Maras tienen mucho que ver, las niñas, niños y adolescentes que deciden emigrar lo hacen porque no quieren ser reclutados o enganchados por las Maras. Los niños y adolescentes varones son los más propensos a ser reclutados y si los mismos dan una negativa hacia dicha reclutación, saben que la consecuencia es una sentencia de muerte.
  3. c) Busca de mejores oportunidades de vida. Hablando exclusivamente de los países que conforman el triángulo del norte, los mismos son países carentes de oportunidades de superación, por lo anterior, muchas niñas, niños y adolescentes, salen de sus países con la idea de lograr tener una vida mejor.

¿Cuáles son los recursos con los que cuentan al migrar las NNAM en tránsito por México?

            Los siguientes datos son parte de una investigación aún en proceso, en la cual hasta la fecha se han entrevistado niñas, niños y adolescentes migrantes no acompañados entre 8 y 17 años en cuatro estados de la república y en nueve ciudades tales como Ciudad de México, Chiapas (Tuxtla Gutiérrez, Tapachula, Arriaga), Tabasco (Tenosique, Villahermosa, Palenque) y Oaxaca (Ixtepec y Oaxaca de Juárez), a pesar de cómo ya se mencionó, es una investigación aún en proceso, la misma ya ha arrojado algunos datos interesantes.

            a). La mayoría de estos NNAM no acompañados no tienen planeado su viaje migratorio. A diferencia de la mayoría que viajan acompañados, estos niños salen generalmente por la violencia que se da en sus lugares de origen, principalmente por las maras y también salen huyendo por motivos de sus preferencias sexuales.

           b). Salen de un día para otro. En este sentido sólo salen con lo que pueden llevar en una mochila, como un cambio de ropa, documentos básicos y el dinero que puedan juntar.

            c). Carecen del apoyo económico por parte de su familia. La mayoría de las niñas, niños y adolescentes entrevistados, al preguntarle por el apoyo de su familia comentaron que sí tienen contacto con ellos una vez que emprenden el viaje pero sólo como apoyo moral, no como apoyo económico, por lo que, la mayoría de estos niños se ven en la necesidad de pedir limosna o charolear como ellos refieren a este acto de pedir ayuda para continuar con su viaje.

            d). Conocen los peligros a los que se exponen. Si bien los países de origen aducen que hacen muchas campañas sobre los riesgos que conlleva migrar en una situación de irregularidad, al preguntarle a estos niños si el gobierno de sus países hacían campañas advirtiendo de estos peligros, los mismos contestaban que no. Sin embargo al preguntarles si sabían los peligros a los que se exponían al viajar solos, estas niñas, niños y adolescentes migrantes no acompañados, contestaban que sí sabían los peligros pero que no los importaba, que si se quedaban en sus países de origen o los mataban las maras o simplemente no tenían un futuro, por lo que preferían morir intentando llegar a los Estados Unidos que permanecer a su país.

            e). Tienen un total desconocimiento de sus DDHH como inmigrantes. La mayoría de estas niñas, niños y adolescentes migrantes no acompañados, tiene un total desconocimiento que son sujetos de derechos humanos, independientemente de su situación migratoria.

            f). Tienen una falsa percepción de que EEUU los va a recibir con los brazos abiertos”. Parte de esta necesidad de llegar a los Estados Unidos es que la mayoría de estas niñas, niños y adolescentes migrantes no acompañados, los que no van por reunificación familiar, tiene la falsa percepción que, una vez llegando al vecino país del norte, van a ser recibidos por las autoridades migratorias de ese país y les van a dar refugio.

PELIGROS A LOS QUE SE EXPONEN LAS NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES MIGRANTES NO ACOMPAÑADS EN TRÁNSITO POR MÉXICO

            Es muy fácil entrar a México por la frontera sur, es una frontera demasiado porosa. En relación a las niñas, niños y adolescentes migrantes no acompañados: ¿qué es a lo que se enfrentan a entrar a territorio mexicano?

  1. Política de inmigración del Estado mexicano (contención).
  2. Son sumamente propensos a ser víctimas de secuestro, tráfico y trata de personas, así como de una serie violaciones a sus derechos humanos por parte de las autoridades migratorias.
  3. En virtud de su irregularidad, los mismos buscan rutas menos vigiladas las cuales son más peligrosas lo que los hace mucho más vulnerables de lo que ya son per se.

            Una de las causas de la vulnerabilidad de la migración infantil en tránsito por México es su invisibilidad, en este sentido, no se pueden saber con exactitud el número de niñas, niños y adolescentes migrantes, acompañados o no acompañados, en tránsito por México, sólo se tiene conocimiento de esta población cuando los mismos son detenidos en algún punto de su trayecto para posteriormente continuar con el procedimiento de retorno asistido o, si procede, de regularización de su situación migratoria (refugio o visa humanitaria).

            Según datos de UNICEF México (2014) y en relación a la niñez migrante, México registra una presencia sostenida de dos tipos de flujos migratorios: a). los que migran para trabajar en el Estado de Chiapas (principalmente en las zonas cafetaleras) y; b). los que transitan por esta frontera con el objetivo ulterior de llegar a los Estados Unidos de América. ¿qué es lo que implica esta migración?, implica que estas niñas, niños y adolescentes migrantes no acompañados que salen de sus países de origen y emprenden la travesía de migrar a otro país por vías irregulares, lo que los expone a graves violaciones a su integridad física y a sus derechos humanos.

¿Cuáles son los peligros a los que se enfrentan estas NNAM no acompañados durante su tránsito por México?

            a). La autoridad. Estos niños aprenden a sortear muy bien a las autoridades migratorias para no ser detenidos, una de estas formas es buscando rutas más peligrosas mismas que son menos vigiladas para no toparse con los agentes migratorios. En algunos casos, si se llegan a topar con las autoridades migratorias, saben que tienen que pagar una “cuota de paso” por eso siempre tratan de llevar dinero con ellos, en el sur, esta es una práctica muy usual entre las autoridades migratorias.

            b). Robos y extorsiones. Al entrevistar a estas niñas, niños y adolescentes no acompañados, todos concuerdan que la mayoría han sido asaltados en algún punto del trayecto, ya sea por pandillas o por los mismos migrantes, curiosamente la mayoría comentó que lo primero que les piden son los zapatos.

            c). Malos tratos y actos de discriminación, racismo y xenofobia. La migración es y seguirá siendo algo muy estigmatizado, tristemente a los migrantes se les criminaliza por es simple hecho de ser migrantes lo que desemboca en malos tratos y actos de racismo, discriminación y xenofobia tanto por parte de la autoridad como de la sociedad civil. En este punto, la frontera sur, si bien es cierto que hay muchos grupos pro-migrantes, tiende más a rechazar a la población migrante, a diferencia de la frontera norte la cual tiene más tolerancia hacia el migrante.

            Al preguntar a la sociedad civil por qué se da este fenómeno señalan que, por desgracia, sí ha habido migrantes que han asaltado a personas de la sociedad civil, en este sentido la misma sociedad ya no se siente segura y tiende a criminalizar a los migrantes.

            d). Crimen organizado. El crimen organizado también ha visto en los migrantes un nicho para sus actividades delictivas, ¿cómo se da esto? mediante el tráfico de personas, extorsión y secuestros de los propios migrantes o enganchando a los mismos en sus actividades ilícitas. Paradójicamente estos migrantes vienen huyendo de la violencia que se da en sus países de origen para encontrarse con la violencia que hay en los países de tránsito, en este caso México.

            e). Abuso físico o sexual. Como parte de su vulnerabilidad y de los peligros a los que se enfrentan en su travesía las NNAM no acompañados, es precisamente el abuso físico y verbal por su condición de migrantes y el abuso sexual. Actualmente es una práctica muy común entre las mujeres migrantes, el uso de una inyección anticonceptiva que dura tres meses porque saben que van a ser propensas a violaciones sexuales, tristemente las mismas lo ven como el precio que tiene que pagar durante el tránsito desde su país de origen hacía el país de destino.

            f). Trata de personas con propósitos laborales o sexuales. El Diagnóstico Nacional sobre la Trata en México de la Oficina de las Naciones Unidas sobre las Drogas y el Delito (UNODC) (2014). Ha señalado que la principal modalidad parece ser la trata de personas con fines de explotación sexual.

            En este sentido, siempre se piensa que el grupo más propenso a sufrir este tipo de abusos son las niñas si hablamos de género, sin embargo, el mismo reporte nos señala que los hombres también están en riesgo de ser víctimas de trata de personas con fines de explotación sexual, sobre todo en el caso de varones menores de edad, sin embargo la evidencia sugiere que los mismos son relativamente más vulnerables a la trata de personas con fines de trabajo forzado.

            Si bien la opinión de la mayoría es que las niñas son más vulnerables, actualmente tanto niñas como niños, en igualdad de circunstancias, son propensos a todos los peligros antes mencionados.

 REFLEXIONES FINALES   

            La migración de NNAM no acompañados se da en un contexto de excesiva vulnerabilidad, no lo hacen por gusto, lo hacen orillados por las circunstancias de violencia y precariedad económica que se dan en sus países de origen, siempre buscando una vida mejor.

            A pesar de sus características especiales que los hacen sujetos de vulnerabilidad (edad y que viajan no acompañados), las NNAM no acompañados provenientes del triángulo del norte que cruzan la frontera sur de México teniendo como destino final los Estados Unidos de América, se enfrentan a la política de inmigración implementada por el Estado mexicano, la cual está orientada principalmente, en la contención de la migración irregular. En este sentido, la situación de vulnerabilidad que enfrentan las NNAM no acompañados que transitan por territorio mexicano los hace víctimas potenciales en muchas ocasiones de secuestro y trata de personas, así como de violaciones a sus derechos humanos por parte de las autoridades migratorias; también, en virtud de su irregularidad, estas NNAM no acompañados se ven en la necesidad de buscar rutas menos vigiladas, las cuales son más peligrosas y, en muchos casos, ponen en peligro sus vidas.

            El Estado mexicano se encuentra en la disyuntiva, por una parte, de cumplir con sus obligaciones contraídas en ámbito de derecho internacional en relación de garantizar y promover los derechos humanos de toda persona bajo su jurisdicción independientemente de su situación migratoria, lo que incluye a las NNAM no acompañados, sin embargo, por otra pate, se encuentra en la disyuntiva de la implementación de su política migratoria, la cual más que basarse en los derechos humanos pareciera que está basada en una política de contención de la migración irregular. ¿por qué decimos esto? porque en la actualidad el Estado mexicano ha incrementado sus puntos de control migratorio, aumentado las detenciones arbitrarias y la aplicación de una política enfocada más hacia la seguridad nacional que a la protección de los derechos humanos.

¿Cómo se podría cambiar el contexto actual de la política de inmigración del Estado mexicano?

            Se tendría que crear una política pública integral que abarque tanto al país de origen, el país de tránsito y el país de destino. Sólo trabajando en conjunto se pueden lograr cambiar un poco el contexto de estas migraciones, sobre todo poniendo especial énfasis en los países de origen. La mayoría de las legislaciones en el mundo ven a las niñas, niños y adolescentes migrantes como sujetos vulnerables y, por lo tanto, como sujetos de protección, sin embargo, recientemente este concepto ha empezado a cambiar. Actualmente y en relación a las NNAM no acompañados, actualmente hay una nueva corriente que busca no ver a las niñas, niños y adolescentes migrantes no acompañados como un grupo vulnerable, sino verlo como lo que verdaderamente son, como verdaderos sujetos de derechos humanos.

            Por las anteriores consideraciones debe de empoderarse a las niñas, niños y adolescentes migrantes no acompañados haciéndolos consientes de su calidad de sujetos de derechos humanos, sin embargo, este empoderamiento no se dará solo, se necesita la acción conjunta del gobierno y de la sociedad civil para crear políticas migratorias que no únicamente protejan a la niñez migrante sólo por considerarlos como grupo vulnerable, sino que se enfoquen que son seres humanos y como tal son sujetos de derechos, mismos derechos que derivan de su dignidad humana independientemente de su edad y estatus migratorio.

FUENTES

Diagnóstico Nacional sobre la Trata en México de la Oficina de las Naciones Unidas sobre las Drogas y el Delito (UNODC) (2014). Consultable en: https://www.unodc.org/documents/mexicoandcentralamerica/Diagnostico_trata_de_personas.pdf

Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños que contempla la la Convención de las Naciones Unidas contra la delincuencia organizada trasnacional. Protocolo de Palermo (2000). Consultable en: http://www.accem.es/ficheros/documentos/pdf_trata/Protocolo_Palermo_-_ESP.pdf

UNICEF México (2014). UNICEF por los Derechos de la Niñez Migrante. Consultable en: http://www.unicef.org/mexico/spanish/proteccion_12170.htm

www.politicamigratoria.gob.mx

*Mta. Chantal Lucero Vargas, estudiante del Doctorado de Ciencias Sociales con Especialidad en Estudios Regionales del Colegio de la Frontera Norte. 

La Bestia y algunos daños a la salud para quienes se transportan en ella

Por Maya Cervantes

Las personas que entran a México de forma irregular con la finalidad de tener una vida mejor, lo hacen en diferentes medios de transporte y siguiendo varias estrategias, las cuales resultan en diversas formas de movilidad, cada una de ellas puede devenir en diferentes daños en su salud.

Por movilidad se entiende en esta reflexión como el trayecto que se hace de un punto hacia otro, el cual “está imbuido por significados y poder” (Cresswell, 2006: 3) y puede ser experimentado tanto por un individuo como por un grupo de personas. Asimismo, en este apartado se entiende como salud a “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades” (OMS, 1948: 100).

Las causas de las migraciones y las experiencias peligrosas con las que se encuentran las personas durante éstas, son consecuencia de políticas y prácticas existentes dentro de las sociedades, los sistemas políticos y los económicos particulares de cada lugar y su interacción con los sistemas globales, expresados por ejemplo en violencia, desempleo, bajos ingresos, marginación, racismo, separación familiar, pérdida o invasión de tierras o concesión de permisos migratorios de forma discriminatoria. Es así que estos peligros al cargarse de significados sociales pueden volverse un riesgo dentro de los imaginarios, tanto para los migrantes que se desplazan como para las sociedades que los miran moverse o que los acogen. De esta forma, actualmente la inmigración que hacen las personas sin documentos puede ser vista metafóricamente como un riesgo de dos caras: para la sociedad o la cultura que observa a estas poblaciones desde afuera y el que padecen los mismos inmigrantes debido a los peligros con los que se encuentran durante su trayecto (Ruiz, 2005).

Es bien sabido que uno de los medios de transporte más visible y peligroso que toman los migrantes irregulares, la mayoría de ellos provenientes de Centroamérica (INM, 2015), es el que se hace por las diferentes rutas ferroviarias que atraviesan México, mejor conocida como La Bestia, nombre que por sí mismo refleja los imaginarios construidos, basados en experiencias que han dañado la salud de algunos y a otros les ha costado la vida.

Mucho se ha hablado sobre este tema, especialmente en los medios de comunicación y sobre su peligrosidad debido a las caídas del tren (Ver García, 2015; Henríquez, 2014) y a los grupos delictivos que asaltan a los que optan por este medio de transporte (Ver Izquierdo, 2014; Jiménez, 2014). También es necesario comentar que debido a estas mismas condiciones de peligrosidad y por otras como son los retenes migratorios, las rutas y medios de transporte se encuentran en constante cambio (Chávez y Landa, 2012: 11-13; Pérez, 2015). Esto no quiere decir que la peligrosidad de tomar el tren haya disminuido. O que por ello se daba de dejar de visibilizar estos problemas.

Es así que durante el año pasado y a principios de éste, varios migrantes dieron testimonio de lo que habían experimentado durante su viaje sobre el tren. Los riesgos comienzan con sólo abordarlo debido al movimiento. También se comenta que en algunos puntos se deben hacer pagos a los grupos delictivos, situación que causa incertidumbre y temor, lo que termina por disuadir a algunos de tomar el tren: “Que íbamos a hacer al tren si dicen que le cobran un dinero allí los Zetas y no tenemos para pagarlo y luego lo matan a uno si no tiene como pagar. Entonces ya en estos lugares y así si nos llegara a pasar algo ya es la decisión de Dios.” (Héctor[i], migrante hondureño, 2015).

También se debe tomar una decisión sobre qué tren abordar, pues algunos de ellos mencionaron que los trenes que recorren estas rutas pueden tener diferentes cargamentos y entre éstos hay cargas químicas. Los migrantes experimentados saben que estos vagones deben ser evitados, pero a veces no lo hacen, ya sea por desconocimiento del daño potencial, por apresurar su viaje o por necesidad.

Otro problema de salud viene cuando ya están sobre el tren y éste llega a partes donde existen temperaturas extremas en el país. Por ejemplo, experimentar bajas temperaturas puede ser algo inesperado, sobre todo para los que viajan sin mucha información, ya que no sospechan que se llegue a sentir de esa forma el frío, especialmente porque no llevan la ropa adecuada y porque sus cuerpos tienen contacto con el metal. Uno de los migrantes narraba que le dolían mucho las manos por el frío cuando en la madrugada pasaron por Apizaco, Tlaxcala. Otro prefirió no llevar a su familia por esa ruta, pues él ya había cruzado por ahí con anterioridad y esto fue lo que mencionó:

Es que ella [su esposa] me dice, ella me dice a mí que frío ¿frío? le digo yo. Frío cuando yo pasé en el tren acá. Yo vine a dar a Puebla en el tren yo me acuerdo que llegué de madrugada como a las cinco de la mañana. Traía una camisa y brincábamos así y esto lleno de sangre y reventado aquí amor [los labios]. (Héctor, migrante hondureño, 2015).

Durante la ruta del tren, como se mencionó al principio, existe el peligro de los asaltos como narra Roger: “

Bueno antes era menos difícil ahora es más difícil por los problemas de secuestro. Por los problemas de que los ladrones en tren el otro día robaron el tren después de los túneles, ahorita en este viaje. Pero eran los mismos que trabajan en el tren. […] Ajá.  Y nos pusieron una metralleta, no sé cómo le dicen ustedes, un arma larga, nos sacaron todo, nos juntaron todo pues lo que traíamos. Nos robaron lo único que traíamos, a mí me robaron mil pesos. […] Lastimarnos no, pero si nos humillaron y todo. Nos trataron bien feo. Nos dijeron que nosotros éramos unos ladrones, que nosotros veníamos robando en el tren. (Roger, migrante hondureño, 2016).

Aunque en este testimonio no habla de un daño físico directo, si se habla de humillación, lo cual constituye un daño al bienestar mental. Aquí hay otro testimonio de un asalto, pero narrado en un tono diferente:

Ángel: sólo que nos asaltaron cuando veníamos allá en el tren, cuando veníamos en el camino por las Choapas allá que le dicen.

Entrevistadora: ¿Los lastimaron?

Ángel: golpes así nada más leves. Pero nada de lo duro, porque solo así me dieron nada más aquí en la cara [esboza una sonrisa] de plano no tenía fuerza, bueno, no sentí mucho (risas). (Ángel, migrante guatemalteco, 2015).

En este testimonio Ángel mantiene el buen ánimo a pesar de la experiencia, y al parecer los golpes que recibió ya se habían curado al momento de la entrevista. Como se mencionó antes, uno de los peligros más grandes es caer del tren, estas caídas pueden darse por diferentes razones, entre ellas se encuentran porque alguien los empuja, por resbalarse, por quedarse dormidos o por huir de los agentes de migración: “[…] Porque cuando uno mira la Migración uno no haya que hacer, busca la forma de escapar y sálvese quien pueda pues. Y dicen que la muchacha se tiró del tren, cuando se tiró no sé cómo, sería la mala suerte y ella puso las manos en el tren, en la línea […] (Roger, migrante hondureño, 2016).

Con estos ejemplos se trató de mostrar una pequeña parte de las experiencias que causan daños a la salud por las que pasan diversos migrantes en tránsito irregular por México y específicamente los que deciden o se ven obligados a tomar el tren en todo o en alguna parte de su trayecto. Los ejemplos mostrados señalan diferentes facetas del imaginario de estas personas sobre el tren el cual está construido en experiencias tangibles que les sucedieron a ellos mismos o a otros.

El cruzar por México es un asunto peligroso, especialmente si se es de Centroamérica, sin documentos, pobre, menor de edad y/o mujer. El cruzar en tren puede implicar una serie de situaciones adversas entre ellas: ser asaltado, extorsionado, contaminarse con químicos, padecer el clima extremo y caer del tren. Estos riesgos se reflejan en daños concretos a la salud, tanto física como mental que contribuyen a la construcción de significados e imaginarios basados en las experiencias que van teniendo estas personas durante el desplazamiento.

Para terminar sólo quiero poner la reflexión que hacía un migrante. Él comentaba que si no lograba llegar a su destino, iba a haber perdido dos años de su vida en las que no hizo más que preparase, viajar y tratar de establecerse. Además él iba a ser dos años más viejo debido a todas las penurias por las que tuvo que pasar para realizar y seguir el trayecto. Así este viaje en sí mismo, como se dijo al principio se ha vuelto una “metáfora del riesgo en la globalización (Ruiz, 2005: 611), es un peligro inminente para la salud de muchas de estas personas y ellos y todos nosotros lo sabemos.

 

Bibliografía:

 

Chávez Galindo, Ana María y Landa Guevara, Antonio (2012). “Migrantes en su paso por México: nuevas problemáticas, rutas, estrategias y redes” [ponencia]. Sesión: Inseguridad, violencia y movilidad internacional. XI Reunión Nacional de Investigación Demográfica en México. Realizada del 30 de mayo a 1ro de junio de 2012, Aguascalientes, SOMEDE, disponible en <http://www.somede.org/xireunion/ponencias/Migracion%20internacional/147Pon%20Ana%20Ma%20Chavez-Antonio%20Landa.pdf>, consultada el 6 de marzo de 2016.

Cresswell, Tim (2006). “The Production of Mobilities: An Interpretive Framework”. En On the Move: Mobility in the Modern Western World, Routledge, New York, pp. 1-24.

García, Bernardo (2015). “Cae de ‘La Bestia’ un migrante”. Zócalo Saltillo. 5 de octubre de 2015, disponible en <http://www.zocalo.com.mx/seccion/articulo/cae-de-la-bestia-un-migrante-1444023242>, consultada el 6 de marzo de 2016.

Henríquez, Elio (2014). “Niño migrante cae del tren y muere arrollado por ‘La Bestia’ en Chiapas”. La Jornada en Línea. “Sociedad”. 30 de abril de 2014, disponible en <http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2014/04/30/nino-migrante-cae-del-tren-y-muere-despedazado-por-la-bestia-en-chiapas-6279.html>, consultada el 6 de marzo de 2016.

Instituto Nacional de Migración (INM) (2015). “Extranjeros presentados y devueltos”. En Síntesis 2015. Estadística migratoria. México, D. F., Secretaría de Gobernación, pp. 29-35.

Izquierdo, Martha (2014). “Asalto a tren que salió de Arriaga deja a 4 migrantes muertos y 3 heridos”. Chiapas Paralelo. “Chiapas”. 17 de abril de 2014, disponible en <https://www.chiapasparalelo.com/noticias/chiapas/2014/04/asalto-a-tren-que-salio-de-arriaga-deja-varios-migrantes-muertos-y-heridos/>, consultada el 6 de marzo de 2016.

Jiménez, Daniela (2014). “Asalto a tren La Bestia deja un migrante muerto y dos heridos”. La Opción de Chihuahua, “Nación”. “Archivo”. 15 de junio 2014, disponible en <http://laopcion.com.mx/noticia/45374>, consultada el 6 de marzo de 2016.

Organización Mundial de la Salud (OMS) (1946). Official Records of the World Health Organization, Nº 2, pp. 100.

Pérez Corona, Fernando (2015). “Más de ocho mil migrantes dejan La Bestia y cruzan México a pie”. Excelsior. “Estados”, 25 de febrero de 2015, disponible en <http://www.excelsior.com.mx/nacional/2015/02/25/1010322>, consultada el 6 de marzo de 2016.

Ruiz, Olivia (2005). “La inmigración indocumentada como metáfora de riesgo en la globalización”.  Estudios Sociológicos. Vol. XXIII, Núm. 2, mayo-agosto, pp. 611-636, El Colegio de México.

[i] Todos los nombres fueron cambiados para proteger la identidad de las personas entrevistadas.